Héctor Gómez, la historia de un filántropo

27

“Cuando una persona logra un sueño, una meta, siento a Dios en mi corazón, mi espíritu se engrandece; es decir, siento una sensación indescriptible, única”.

  Nacido en el humilde municipio de Bánica, provincia Elías Piña, Héctor Aquiles Gómez Ramírez –Héctor Gómez– un ciudadano que se siente comprometido con la sociedad y un doliente de las injusticias, es nuestro Deportista de esta semana. Un personaje que sirve de ejemplo para el país.

Este benevolente joven, que no creyó en los obstáculos ni en las adversidades y que siempre la perseverancia primó en él, hoy es uno de los periodistas más queridos que tiene la crónica deportiva, su disciplina y trabajo lo desenmascaran.

 Soy fiel ejemplo de que a Gómez lo siguen miles de jóvenes, ya que es una persona que siempre tiene un deseo inmenso por ayudar al más necesitado.

 Héctor, quien siempre tiene un espíritu alentador nos cuenta que. “Mi madre ha sido mi sostén, mi guía, mi norte, mi ejemplo a seguir de perseverancia, disciplina, respeto y de vocación de servicio”.

 Luego de permanecer como empleado de una institución bancaria, Héctor nunca desmayó en lograr su sueño, trabajar en los medios de comunicación. Su primera experiencia llegó y posteriormente se le han abierto un sin número de puertas.

 “Desde muy pequeño recortaba los artículos de los historiadores deportivos. Posteriormente, llamaba a los programas deportivos para aportar datos históricos. Mi primera experiencia fue en Radio Guarachita, luego en HIJB, RPQ. Colaboraba con el inmortal del Deporte Dominicano, Tomás Troncoso. Luego formé parte de La Voz del Fanático”, dijo

 En la actualidad es editor deportivo de la Z101, trabaja en la Semana Deportiva, Béisbol 100% y en el Pabellón de la Fama del Deporte Latino.

[perfect_quotes id=”1523″]

 Cuando hablamos de Héctor, pensamos en ese ente que vive para el otro, se esfuerza por lograr que esa persona logre su sueño y según nos cuenta, es parte de su felicidad. ¡Eso es amor por el prójimo!

 “Nada me da más satisfacción que servir de canal para ayudar a resolver problemas a otros seres humanos. Me hace feliz dar oportunidades a los demás, en especial al talento joven. También ayudar a resolver los problemas a mi comunidad de Bánica”, sostuvo el estadista.

 Héctor lleva siempre su pueblo Bánica donde quiera, es por eso que en cada conversación, su terreño siempre sale a relucir. Gracias a él se han podido solucionar varios de los problemas de esa comunidad. Ayudó a la creación de un parque y ha sido parte protagónica a la hora de llevar artistas de renombre a su natal. También ha regalado juguetes a niños de escasos recursos, actos que lo hacen feliz.

 “William Soy muy feliz cuando voy a mi pueblo y veo que muchos problemas se han resueltos gracias a mi esfuerzo”, agregó.

 Héctor ha sido propulsor de cientos temas en las redes sociales, muchos de ellos han sido tendencias en Twitter.

 Uno de los momentos más gratificante para este filántropo joven, fue cuando ayudó a la gimnasta, Yamilet Peña, a conseguir una casa con el Hashtag #UnacasaparaYamilet, logrando así el sueño de esta joven deportista dominicana.

 Otros de los tantos logros del baniquero –como le llamó a veces-, fue ponderar a Miguel Tejada para que sea incluido en el roster del equipo dominicano para el pasado Clásico Mundial de Béisbol, aun cuando el jugador estaba en la postrimería de su carrera.

 “Esos dos hechos me hicieron sentir muy orgulloso de mi labor como comunicador social. Las motivaciones en ambas cruzadas estuvieron supeditadas al aspecto humano per se. En el caso de Yamilet Peña, me llenaba de rabia e impotencia ver las condiciones en que vivía esta gloria deportiva de nuestro país”, sostuvo.

 “Sobre Tejada, entendí que por sus aportes y contribuciones al béisbol dominicano, se había ganado el derecho de estar en ese evento. Todos recuerdan que Tejada siempre jugó en nuestro país, inclusive cuando fue electo el Jugador Más Valioso de la Liga Americana en el 2002 con Oakland”, agregó el periodista.

 Es por eso que la vida de este talentoso joven se basa en ayudar a los demás, vocación que la obtuvo desde era un mozalbete.

 “Desde pequeño he tenido ese espíritu. Recuerdo que, con apenas 8 años, llevaba mi bicicleta al parque de mi pueblo en Bánica para prestársela a los niños más pobres. En una ocasión, mi madre me puso a vender juguetes y terminé regalándolos”, comentó.

 “Cuando una persona logra un sueño, una meta, siento a Dios en mi corazón, mi espíritu se engrandece; es decir, siento una sensación indescriptible, única”, dijo el altruista.

 Héctor, quien se define como un ser humano comprometido con la familia y con la sociedad, narra que nunca olvidará cuando ganó el premio al Cronista del Año, ya que el lauro lo obtuvo gracias a su fe, perseverancia y en que siempre fue firme en lo que quería.

 “Ese premio tuvo un significado muy especial, puesto que había laborado durante 14 años en una institución financiera. Cuando tomé la decisión de dejar el banco, muchos se oponían a tal decisión, incluyendo mi propia madre, pero el premio me demostró a mí mismo y a muchos de mis amigos y familiares que la decisión no fue fruto de una quimera, de una utopía, sino que el mismo estaba cimentado en bases muy firmes”, dijo.

 Tuve la oportunidad de trabajar a su lado en la exaltación al Pabellón de la Fama del Béisbol Latino y aquello fue apoteósico. Soy fiel testigo de que en el Parque de La Romana se le acercaron más de 100 personas a demostrarle su cariño, afecto y agradecerle por su labor altruista.

 “Nada me hace sentir tan bien como interactuar con gente del pueblo, noble, sencilla y humilde”, agregó.

 Asimismo comentó. “El público ve en un servidor una fuente de consulta de datos históricos y estadísticas deportivas, además que me pueden abordar sin ningún tipo de restricciones, a fin de canalizar sus problemas”.

 Este baniquero denota humildad en cada una de sus palabras. “Trato, en la medida de lo posible, de seguir siendo el mismo joven que viene de un campo que, en base a esfuerzo, dedicación y sacrificio, ha tratado de ser un ente productivo para nuestro país; es decir, me sigo relacionando con mi gente, me encanta ir a mi pueblo Bánica, a Pedro Brand, a Los Mina”.

Aun cuando ha tenido una carrera llena de lauros a su corta edad, a Héctor le ha pasado por la mente dejar los medios de comunicación.

 “Honestamente sí. Máxime cuando he notado ciertas actitudes ruines, mezquinas y mediocres. No llego a comprender ciertas miserias humanas, el ver como personas que le has dado la oportunidad no quieren que se las sigas dando a otros”, declaró de manera enfática.

Dos  luces en su camino

Álvaro Arvelo.

Mi principal mentor en los medios de comunicación. La persona que ha cambiado mi vida y que ha hecho que viva de lo que me gusta y de lo que hago con mucha pasión. Un ejemplo de trabajo, de disciplina y de cómo luchar contra las adversidades de la vida.

Héctor J. Cruz.

Un gran profesional. Me ha enseñado a ser más disciplinado, más responsable y a realizar mi profesión con más carácter.

 Una comida.

Arroz con gandules y carne de pollo criollo y guinea guisada.

 Un lugar.

Cualquier lugar de mi pueblo Bánica: el río Artibonito, el Cerro de San Francisco, la Iglesia Colonial, el parque.

 Un momento

Estar con mi esposa y mis hijas en mi pueblo, junto a mi madre y mis hermanos.

Héctor terminó enviándole un mensaje a la juventud.

 No desmayen en lograr sus objetivos. Sean perseverantes, tengan mucha fe y optimismo. No dejen que las vicisitudes y las adversidades lo derroten. No se lleven de aquellos que te dicen que no puedes, al contrario, eso debe servirles de estímulo para demostrarles cuan equivocados estaban. Enfóquense en lograr sus objetivos. Tengan bien claro que la preparación y el esfuerzo constante dan como fruto el éxito y, sobre todo, respeten sus padres y pongan el nombre de Dios y sus mandamientos en todos sus proyectos, tanto en el plano personal como profesional.

@williamaish

Preguntas o sugerencias: williamaish@hotmail.com

[print_gllr id=1528]

Comentarios

Compartir
William Aish
William Aish es periodista. Egresado de la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Dominicana O y M. William es especialista en deportes, principalmente el béisbol. Trabaja como periodista en la Liga Dominicana de Fútbol. Lo puedes seguir en su cuenta de Twitter: @williamaish