Clásico: MLB no descarta más sedes latinoamericanas

46

Por Dionisio Soldevila AP

SANTO DOMINGO, República Dominicana — Las Grandes Ligas no descarta designar más sedes latinoamericanas para albergar juegos de la próxima edición del Clásico Mundial de béisbol.

Al inaugurar el lunes en la República Dominicana una nueva oficina para las operaciones de béisbol en América Latina, el nuevo comisionado Rob Manfred indicó que se analizan las posibilidades de que otras ciudades de la región reciban la cuarta edición del torneo, a disputarse en 2017.

El estadio Hiram Bithorn, en San Juan, Puerto Rico, montó juegos de la primera fase en las tres ediciones previas. El Foro Sol de Ciudad de México fue sede de un grupo en el segundo torneo, disputado en 2009.

“Necesitamos más sedes en América Latina para ayudar a crecer el Clásico Mundial de Béisbol”, dijo Manfred en una rueda de prensa en la que estuvo acompañado por el vicepresidente de operaciones de MLB, Joe Torre.

“Nunca habrá una fecha perfecta para la celebración del mismo y la integración de más estrellas dependerá del momento. La República Dominicana ganó el último Clásico y eso podría motivar a estrellas de otros países a buscar lo mismo”, añadió Manfred.

Manfred también habló sobre la posibilidad de instaurar un sorteo internacional que abarcaría a la República Dominicana y a América Latina, un tema espinoso que ha sido criticado por años por los entrenadores.

“Con la firma del pasado acuerdo colectivo, se implementaron una serie de medidas para regular la contratación de peloteros internacionales y eso no disminuyó la cantidad de jugadores firmados”, dijo Manfred. “Las Grandes Ligas se toman muy en serio las contrataciones de los jugadores tanto domésticos como internacionales. El tema del `draft’ será evaluado a partir de enero, ya que la próxima vez en que podremos ver cambios es en el 2016”.

Con una inversión de 1,7 millones de dólares, las nuevas instalaciones de MLB en Santo Domingo tienen una dimensión de 1.139 metros cuadrados, con cinco salones de conferencias, 15 oficinas, dos salas de espera, 20 cubículos y una terraza para 29 empleados y tres pasantes.

“Desde hace muchos años tenemos operaciones en la República Dominicana, pero no contábamos con una oficina que representara la importancia real que tiene este país para el béisbol de las Grandes Ligas. Ahora sí”, dijo Manfred.

“No hay duda alguna de que nuestro juego ha crecido enormemente con la influencia latina y especialmente con la dominicana”, agregó Torre.

Comentarios

Compartir