ESTRELLA DEL AYER: JOSÉ CANSECO

16
CANCUN, MEXICO , FEBRUARY 15: Jose Canseco of Tigres of Quintana Roo during a training session before the start of the 2012 season of the Mexican Baseball League at Beto Avila stadium, on February 14, 2012 in Cancun, Mexico. (Photo by: Fernando Nunez/Jam Media/LatinContent/Getty Images)

A través de los años hemos visto figuras en el béisbol de las Grandes Ligas que han deslumbrado a los fanáticos con su gran talento, pero que a la vez con sus acciones dentro o fuera del terreno de juego dejan mucho que desear hasta el punto de convertirse en figuras controversiales, y ese es el caso del ex toletero cubano José Canseco, nuestra Estrella del Ayer en el día de hoy.

José Canseco Capas, Jr. nace en La Habana, Cuba, el 2 de julio de 1964. Junto a su familia huye de Cuba cuando apenas era un niño, reubicándose en Estados Unidos, especialmente en Miami, Florida, y asistió a la escuela Miami Coral Park High School. Canseco no estudió en ninguna universidad ya que fue seleccionado en la 15ta ronda del draft por los Atléticos de Oakland en 1982, y desde las ligas menores empezó a ganarse el respeto de sus compañeros de equipo, así como también de los adversarios por su gran capacidad de bateo de poder, ya que era común que lograra conectar cuadrangulares de más de 500 pies de altura.

El 2 de septiembre de 1985 hace su debut en las Grandes Ligas, jugando apenas 29 partidos. Su llegada tuvo un impacto inmediato en 1986, su primera temporada completa, siendo nombrado el Novato del Año de la Liga Americana después de batear para .240, con 33 jonrones y 117 carreras remolcadas. Al año siguiente, Mark McGwire se unió a Canseco y Juntos formaron una pareja temible a la ofensiva, la cual llegó a ser conocida como los “Bash Brothers”.

Para 1988, el cubano se convirtió en el primer jugador en la historia de la gran carpa en lograr el 40-40, léase, conectar 40 o más jonrones y robarse 40 o más bases en una temporada.

En 1989, Canseco solo jugó 65 partidos de temporada regular por una muñeca rota, pero aun así logró conectar 17 vuelacercas para ayudar a los Atléticos a ganar su primera Serie Mundial desde 1974, venciendo a los Gigantes de San Francisco en 4 juegos. La Serie Mundial fue interrumpida antes del 3er juego debido a un gran terremoto en el área de la Bahía de San Francisco.

El 31 de agosto de 1992, Canseco fue cambiado en medio de un partido a los Vigilantes de Texas por el puertorriqueño Ruben Sierra, Jeff Russell, y Bobby Witt.

En un partido efectuado entre Texas y Cleveland el 26 de mayo de 1993, el venezolano Carlos Martínez conecta un elevado profundo el cual Canseco perdió la bola en la zona de seguridad, ya que le pegó en la cabeza y le rebotó por encima de la barrera de jonrón y fue marcada como tal dicha jugada, a tal punto de que fue considerada como uno de los errores más graciosos en la historia del béisbol.

Después de un desafortunado regreso a Oakland en 1997, en 1998 el nativo de La Habana registró una temporada productiva con los Azulejos de Toronto, cuando conectó 46 cuadrangulares y se robó 29 bases, la mayor cantidad desde las 40 que logró en 1988. Su regreso le hizo merecedor del premio Bate de Plata, pero este hecho no fue de mucho conocimiento público por la batalla de jonrones en la Liga Nacional entre Mark McGwire y el dominicano Sammy Sosa en ese mismo año.

Finalmente termino su carrera de 17 temporadas en las Grandes Ligas con promedio de .266, disparó 1,877 hits, 340 dobles, 14 triples, 462 vuelacercas, 1,407 carreras remolcadas y 200 bases robadas. Participó en 6 Juegos de Estrellas, obtuvo 4 Bates de Plata, y fue galardonado con el premio Novato del Año de la Liga Americana en 1986 y el de MVP de dicha liga en 1988.

Pero a pesar de todos estos logros y números que ha impuesto el cubano en las Grandes Ligas, su vida se ha visto marcada por una serie de controversias e incidentes que le ha hecho ganarse muchos enemigos en el big show.

En el 2005 admitió el consumo de esteroides en su libro titulado “Juiced: Wild Times, Rampant ‘Roids, Smash Hits & How Baseball Got Big”, a tal punto de revelar que más del 85% de los jugadores tomaban esteroides, una cifra que es rechazada por mucha gente del béisbol en los Estados Unidos. En el libro, Canseco identificó específicamente a sus ex-compañeros de equipo Mark McGwire, Jason Giambi, su compatriota Rafael Palmeiro y los puertorriqueños Iván Rodríguez Juan (Igor) González como consumidores, afirmando que él mismo los ayudaba a inyectárselos. La mayoría de los jugadores nombrados en este libro han negado el uso de esteroides, aunque Giambi confesó que uso este tipo de sustancias en un testimonio ante un gran jurado que investigó el caso BALCO.

Y como si todo esto fuera poco, su vida familiar se ha visto perjudicada de igual forma, ya que ha sido acusado en varias ocasiones de violencia doméstica, y sus divorcios le han costado 7 y 8 millones de dólares respectivamente. En el 2001, el y su hermano Ozzie se fueron a los golpes en un club nocturno de Miami Beach con otras 2 personas, dejando a una de ellas con la nariz rota y a la otra con 20 puntos de sutura en la boca, razón por la cual fue acusado de asalto agravado.

En conclusión, podemos decir que Canseco tuvo una carrera aceptable en la gran carpa, pero su involucramiento en el consumo de sustancias para mejorar el rendimiento, léase, esteroides, y su forma de manejarse fuera del terreno han impedido que el cubano se quede fuera de las posibilidades de llegar al Salón de la Fama de Cooperstown, y peor aún, como dijimos anteriormente, ha provocado que se haya ganado muchos enemigos en este deporte.

Comentarios

Compartir
Adán Soriano
Adán Soriano es egresado de Administración de Empresas de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM). Actualmente es parte del staff del Gran Bloque Pio Deportes y colabora en Deportes Entre Familia. Lo puedes seguir en su cuenta de Twitter: @AdanSoriano