Klay Thompson arrasa a Indiana con 60 puntos en 29 minutos

68
Klay Thompson
January 5, 2015; Oakland, CA, USA; Golden State Warriors guard Klay Thompson (11) celebrates after making a three-point basket during the first quarter against the Oklahoma City Thunder at Oracle Arena. The Warriors defeated the Thunder 117-91. Mandatory Credit: Kyle Terada-USA TODAY Sports

40 puntos al descanso, 60 puntos al final del tercer cuarto, y descanso en los 12 minutos finales. Klay Thompson volvió a vivir una explosión anotadora de las que raramente se olvidan en la visita de Indiana a Oakland. Los Warriors arrasaron a los Pacers gracias no solo a un Thompson tocado por los dioses, sino por una ofensiva colectiva sencillamente imparable para el resto de los mortales. El marcador final, incluso algo templado por los minutos basura, no dejó lugar a dudas: 142-106.

Desde el principio quedó claro que Klay Thompson tenía una de esas noches mágicas. El jugador que posee el récord absoluto de más puntos en un cuarto NBA (37 contra Sacramento hace poco menos de un año) metió 17 puntos en sus primeros 9 minutos en cancha para explotar en un segundo cuarto demoledor. Al descanso, el escolta llevaba 40 puntos, por 50 de los Pacers al completo. Con la afición y sus propios compañeros rendidos a su acierto, Klay Thompson también abusaría de la derretida defensa de Indiana con 20 puntos extra en el tercer cuarto, finalizando con un 21/33 en tiros de campo y 8/14 en triples.

Con el partido sentenciado y con batallas mucho más importantes que disputar, Steve Kerr decidió dar a Thompson descanso para el resto del duelo. Sus 60 puntos en tres cuartos recordaron poderosamente a una de las mayores exhibiciones de la carrera de Kobe Bryant, quien anotó 62 puntos a los Mavericks (por solo 61 de Dallas) en 2005. Eso sí, Thompson llegó a 60 sin pasar de 30 minutos, siendo el primer jugador que conseguía un hito así desde que la NBA conserva registros oficiales de minutos jugados (1951).

Para Thompson, quien estaba promediando su peor media anotadora desde 2013-14, este partido sirve para recordar que sigue siendo uno de los mejores finalizadores de la liga, incluso a la sombra de dos MVP como Stephen Curry y Kevin Durant. Los Warriors se mantienen como el mejor equipo de la liga con un balance de 18-3, promediando ya más de 120 puntos por partido (120,2), algo nunca visto en una temporada desde los Nuggets de Alex English en 1984-85. Pese a que su objetivo final es recuperar el trono de la NBA, Golden State sigue incapaz de hacerlo sin batir récords por el camino.

Comentarios