GP Hungría F1 2017: Vettel gana en una agonía; Hamilton, cuarto

52
vettel
Foto: Lars Baron - Lars Baron / Getty

Dicen que la F1 es un deporte individual, en el que el compañero de equipo no es más que el primer rival, y que la mayoría de pilotos son egoístas por el simple hecho de que llevan batallando durante toda su vida solos, encima de un kart o un monoplaza. Pero lo visto este domingo en el GP de Hungría demuestra que este deporte es mucho más que eso, con Raikkonen haciendo una función vital, tirando a la basura sus grandes opciones de triunfo, para proteger a su compañero del acoso de los Mercedes y permitir que Sebastian sumara su cuarta victoria del año y se marche de vacaciones más líder del Mundial.

El teutón sufrió para alcanzar la meta en primera posición, con problemas en su volante y en la dirección, pero con la espectacular ayuda de su escudero finlandés, se libró de lo que podía haber sido una debacle en Ferrari.

Prueba de fuego para Vettel superada con éxito. Tras una gran salida y un ritmo vertiginoso al principio de carrera, todo se torció para el alemán, que vio peligrar seriamente su victoria cuando se percató de un problema en su volante, que se le iba hacia el lado y rodaba muy lento, algo que no cambió tras su única parada. El teutón tuvo que mantener la calma y pilotar lejos de los pianos, sabiendo que por detrás le ‘cazarían’ rápidamente. pero fue ahí cuando Kimi entró en acción para que su compañero pudiera seguir al frente de la general y firmar un doblete en el que su firma fue clave.

Raikkonen podía adelantar a Vettel ya que tenía un ritmo muy superior, pero se mantuvo en la segunda plaza actuando del escudero más fiel de ‘Seb’. Sufría mucho tras el alemán, con aire sucio, degradando más de lo debido sus ruedas, y teniendo que aguantar el acoso de Hamilton.

Gran gesto de Hamilton con Bottas

Lewis Hamilton no se atrevió a pasar a Bottas en la salida y esto le costó la posición con Verstappen,que fue a por todas con otro gran arranque. El holandés iba tan cegado hacia delante que se chocó con su compañero Ricciardo, al que obligó a abandonar. Sea por “inmadurez” como dice el australiano, o por la ambición que le caracteriza, el holandés perdió sus opciones a triunfo en dicha acción ya que fue penalizado con 10 segundos. Esto dejaba a Bottas y Hamilton justo detrás de los Ferrari, y Valtteri, com Raikkonen, tuvo que dejar pasar a su compañero para que el de Stevenage, con mejor ritmo, fuera a por los dos coches de Maranello.

El inglés lo intentó en las últimas vueltas. Los cuatro primeros clasificados rodaban en un pañuelo, en solo 4 segundos, y el británico le enseñaba el morro al finlandés de Ferrari sin suerte. El tapón que ejerció Kimi fue magistral y Lewis, al ver que no podía pasar al veterano piloto, decidió cumplir con la promesa que hizo cuando Bottas le dejó pasar, y le devolvió la posición de podio al ex de Williams en otra muestra más de compañerismo y deportividad en este GP de Hungría.

De rebote, las actuaciones de Raikkonen y Bottas pueden ser claves para su futuro. Antes de la carrera, se especulaba con que los dos pilotos de Ferrari pudieran renovar en el próximo GP de Italia en Monza, y tras la carrera que hizo Kimi, el finlandés se ganó dicho privilegio.

Alonso y Sainz, los primeros delos mortales

Fernando Alonso pudo por fin sentirse competitivo y terminar en los puntos de forma holgada. El ovetense finalizó en la sexta posición, la mejor de la campaña, cumpliendo con lo que había predecido el jueves, cuando aseguró que optaba a ser algo más que séptimo si había sorpresas por delante.

El ovetense puso la guinda a su gran carrera incluso marcando la vuelta rápida en un trazado en el que McLaren demostró tener uno de los mejores chasis de la parrilla, y que si no fuera por el motor, podrían estar luchando por grandes cosas esta temporada. Alonso volvió a sonreír y a divertirse al volante de su MCL32 sin preocuparse por la fiabilidad, y protagonizó una gran batalla con Sainz por la sexta plaza que terminó ganando el asturiano.

Ambos se tocaron al inicio de la carrera y Alonso estuvo cerca de perder la séptima plaza en detrimento de Pérez en dicha acción, pero el bicampeón, con mejor ritmo que el de Toro Rosso, pudo finalmente pasar a Sainz con una gran maniobra poco después. De esta forma, los dos españoles pudieron brillar con luz propia y sumar puntos importantes en su casillero. Alonso optó por disfrutar del momento sabiendo que podría tardar en repetirse una carrera así, ya que si el propulsor Honda no mejora, su lucha estará más atrás en las próximas carreras.

Comentarios