Kyrie Irving, cansado de aparecer como “el hijo” de LeBron James

36
Kyrie Irving
Foto: Fuente Externa

El deseo de traspaso de Kyrie Irving sorprendió a tanta gente que muchos no pudieron —ni parecen poder— entenderlo. ¿Por qué motivo se ha de querer salir de un equipo que acumula tres Finales de la NBA consecutivas y que cuenta con uno de los mejores jugadores de la historia?

Precisamente en esa última parte de la pregunta tal vez esté la respuesta. LeBron James, con 14 temporadas en la NBA, ocho Finales disputadas, tres anillos ganados y cuatro MVPs a sus espaldas, a estas alturas ya es un mito viviente del deporte mundial. Su influencia en la Liga es máxima no solo por su fama, sino por lo que es capaz de aportar en la pista de manera habitual noche tras noche y año tras año.

Su grandeza es tal que, quiera o no, los que aparecen a su alrededor quedan relegados forzosamente a un segundo plano y eso es lo que ha terminado de cansar a Kyrie Irving después de tres años completos en esa situación.

Kyrie no está diciendo que él sea mejor que LeBron y que deba verse de ese modo”, habría dicho una persona del entorno de Irving a Stephen A. Smith, periodista que detalla esta información en The Undefeated. “Lo que él está diciendo es dejar de ser el ‘hijo’ de LeBron, que se le trate como que él es el niño y LeBron el padre o el hermano mayor al que se supone que deba imitar”.

Irving firmó un contrato de cinco temporadas en 2014 para ser el santo y seña de los Cavaliers, pero ni dos semanas después LeBron James anunció sus planes de regresar a Cleveland y a Irving no le quedó más remedio que atenerse a los beneficios y desventajas que suponen tener de compañero a uno de los mejores jugadores de siempre.

Aún con eso Irving no ha dejado de crecer y tras apenas disputar un partido de las Finales de 2015 y perderse el resto de la serie por lesión, en las Finales de 2016 promedió 27,1 tantos y anotó el triple definitivo que dio el campeonato a Cleveland y en 2017 aumentó todavía más sus prestaciones hasta irse a los 29,4 puntos por encuentro durante la serie definitiva contra los Warriors. Por no hablar de que también a lo largo de la pasada temporada Irving se convirtió en el primer compañero de siempre de LeBron James que intentó más tiros que él pese a que LeBron promedió más minutos en pista. Kyrie ya no quiere ser frenado.

“Kyrie sabe que es un talento de jugador franquicia. Quiere ser tratado como tal. Y está cansado de oír lo que LeBron necesita y seguramente está harto de oír que LeBron siempre necesita más. Como si el equipo que tuviese no fuese suficiente”, comentó la persona cercana a Irving a Smith.

En Cleveland todo empieza y acaba en LeBron James, con el agravante de que en las victorias siempre es LeBron el más ensalzado y en las derrotas se buscan explicaciones en otros, porque LeBron siempre suele cumplir con su papel rindiendo en la pista. No solo es culpa de LeBron, pero Irving ya está hastiado de esa situación.

Comentarios